ENOTURISMO

Arraigada tradición vinícola, descubre el malvasía y nuestras bodegas

tierra de vinos entre volcanes

Desde hace muchas generaciones, la viticultura está presente en las tierras de Fuencaliente, cosechando vinos reconocidos en todo el mundo.

Fuencaliente es el corazón del vino, del valor de la perseverancia y del cuidado de los viñedos. Nos remontamos al origen, ya que curiosamente la variedad de Malvasía es originaria de la isla de Creta extendiéndose a zonas del Mediterráneo e introducida en Madeira para luego llegar a la isla de La Palma donde hoy descansa en la zona de los “Llanos Negros”. Aquí se cultiva el 80% de esta uva en la isla, en empinadas laderas de “picón” de una gran belleza excepcional.

Fue a finales del siglo XV, con la llegada de los primeros colonizadores europeos, que reciben los campos palmeros las primeras viñas. Y entre aquellas vinieron ejemplares de antiquísima malvasía. Apenas doscientos años después, la excepcional calidad de nuestros caldos había cruzado fronteras y era celebrada tanto en las Cortes Europeas como en América. Un ejemplo, fueron aquellos barcos de vela que llegaban a La Habana y luego al regreso, pasaban por el Puerto de Everglades, en Florida, donde hace pensar que tras la firma de acta de independencia de EE.UU., se brindara con vino de malvasía de Fuencaliente. Además, estas rutas trasatlánticas pasaban por la isla y contribuyeron a que nuestros vinos fuesen alabados por Shakespeare, lo que nos revela su popularidad en Inglaterra. Más tarde ya en el siglo XIX, el poeta romántico Lord Byron también aludiría a nuestros vinos como uno de los néctares preferidos por los dioses.

Nuestros antepasados conocieron lo difícil que sería cultivar en zonas donde las erupciones volcánicas eran un riesgo, pero ni así dejaron de cultivarlo. Tras la erupción del Volcán de San Antonio en 1677, se modificó el terreno y continuaron los labores para dar paso al cultivo de esta prestigiosa variedad. Gran relevancia también es el cultivo de éste y otras variedades en el paraje vitícola de Las Machuqueras, tierra de aridez que cuenta con la excepcionalidad de ser el suelo más joven de España, producto de la erupción del Teneguía en 1971. No sólo es la tierra o la uva que hace único este singular vino, sino su forma de de producción. Toda la recolecta se realiza a mano en estrechas y empinadas laderas para luego con el arte de la pisada de uvas en los tradicionales lagares son usados en pequeñas bodegas del lugar. Y para terminar la realización de este manjar, el viticultor , con gran paciencia y mimo, fermenta sus vinos de manera lenta y sin ningún aditivo.

«El que a Fuencaliente vino,
Y no bebió vino,
A nada vino.»

Bodegas

Descubre a los vinicultores locales

Bodega La Casa del Volcán

Bodega La Casa del Volcán

Elabora artesanalmente y con mínima intervención un vino blanco seco con la variedad de uva conocida en Fuencaliente como “Bujariego” cultivada en las inmediaciones de la bodega, sobre los 500 y 650 metros de altitud y se ofrece en su propio punto de venta.

Bodega Victoria Torres

Bodega Victoria Torres

Desde 1975, esta pequeña bodega familiar es la historia de distintas generaciones de viticultores y vinicultores de la misma familia, hasta la cuarta y quinta, que coinciden hoy.

Mil7ochentaynueve

Mil7ochentaynueve

mil7ochentaynueve es una pequeña bodega que se encuentra en el municipio de Fuencaliente, en la isla de La Palma. Dedicada al cultivo de variedades canarias de viña y a la elaboración de vinos. El proyecto, que se inicia en 2008 y con Denominación de Origen Vinos de La Palma desde 2012, surge del amor al territorio y a la cultura vitivinícola de la isla.

Bodegas Teneguía

Bodegas Teneguía

Esta bodega recoge en 1947 el conocimiento y la tradición de siglos de esfuerzo y adaptación a las duras condiciones del sur de la isla de La Palma. Durante más de 70 años nuestra cooperativa ha sido uno de los referentes del mundo del vino en Canarias.

Bodegas Carballo

Bodegas Carballo

Fundada oficialmente en 1989, Bodegas Carballo SL es el resultado de una larga y amplia tradición familiar en el mundo vitivinícola que, al igual que la longeva viña de los Llanos Negros, se remonta a finales del siglo XIX.